Publicado: 17 de Mayo de 2019

Todos sabemos que conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas no es lo correcto pero aún así mucha gente lo sigue haciendo exponiendo su vida y la de los demás. Contra esta imprudencia que podemos cometer, los coches del futuro estarán preparados para evitar que podamos conducir en esas condiciones. Este nuevo sistema puede limitar la velocidad, aminorarla, avisar al servicio de asistencia, parar y estacionar el vehículo. La marca sueca Volvo es una de las pioneras en estos sistemas e instalarán sensores y cámaras dentro del vehículo para detectar el estado del conductor y así activar las medidas de seguridad y hasta poder detener el vehículo. Con estas medidas pretenden bajar la mortalidad en carretera ya que se producen muchos accidentes por estos motivos, aunque sabemos que la forma más inteligente de conducir un coche del futuro, del presente o del pasado es no beber al volante, en la carretera toda precaución es poca.